Despido improcedente: cómo reclamar si tu empresa vulnera tus derechos

despido improcedente como reclamar empresa

Despido improcedente: cómo reclamar si tu empresa vulnera tus derechos

Atravesar un despido -ya sea un despido disciplinario; un despido por causas económicas económicas, técnicas u organizativas; o cualquier otra modalidad- es una de las situaciones más desagradables con las que podemos encontrarnos en nuestra vida profesional. Un momento en el que, además, es importante tener claros nuestros derechos para así hacerlos valer en caso de que la empresa no haya hecho bien sus deberes. En estos casos puede existir un despido improcedente. ¿Qué es y cuál es la indemnización por despido improcedente? ¿Cuáles son tus derechos? ¿Cómo probarlo y reclamar? Ponte en contacto con nuestro equipo de abogados laboralistas en Barcelona y Girona.

¿Qué es el despido improcedente?

Lo primero que debes saber es qué es el despido improcedente. De forma simplificada, éste existe cuando no se dan las causas que alega el empresario para despedirte, o cuando no se cumplen los requisitos formales del despido. En otras palabras, cuando el empresario incumple con sus deberes y no sigue la ley. A veces las empresas intentan alegar causas disciplinarias, económicas… para abaratar así sus indemnizaciones. Está en tu mano reclamar y lograr que tu indemnización por despido sea la que te corresponde.

¿A qué tengo derecho en caso de despido improcedente?

Si tu despido es considerado improcedente, tendrás derecho a que el empresario lleve a cabo una de las siguientes acciones:

    • Tu readmisión en la empresa (tendrá que abonarte, además, los llamados salarios de tramitación, que son los que hayas dejado de ingresar desde el momento del despido hasta tu reincorporación)
    • Mantener el despido y proceder a abonarte tu indemnización, esta vez mucho mayor, ya que la indemnización por despido improcedente es la más ‘cara’ para la empresa.

En caso de indemnización por despido improcedente…

Si tu despido es declarado improcedente y la empresa opta por la indemnización (y no tu readmisión), tendrás derecho a la siguiente cantidad:

    • Si el contrato es anterior al 12 de febrero de 2012 (fecha de la reforma laboral), 45 días por año trabajado, con un máximo de 42 mensualidades hasta esa fecha.
    • A partir de entonces, 33 días por año con máximo de 24 mensualidades.

Por tanto, tu indemnización se calculará en dos tramos: el primero a razón de 45 días por año trabajo por la antigüedad anterior al 12 de febrero de 2012, y el segundo, a partir de esa fecha, a 33 días por año trabajado.

¿Cuáles son las causas de un despido improcedente?

No hay una causa única por la que un despido pueda declararse improcedente. El juez tomará su decisión valorando cada caso concreto, de forma que éste será declarado como tal cuando no se logren probar las causas alegadas para despedir (por ejemplo, no probar las causas económicas alegadas), o bien por motivos formales o de procedimiento (por ejemplo, que la carta de despido no incluya la fecha).

Estos son los principales motivos por los que tu despido podría declararse improcedente:

      • No se cumplen los requisitos materiales

La empresa debe probar que las causas alegadas para despedirte efectivamente se cumplen. Por ejemplo, en un despido disciplinario habrá que demostrar que se cometieron faltas que justifiquen el cese. En caso de un despido objetivo (por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción), ocurre lo mismo: debe probarse que efectivamente existen esas causas. También un despido colectivo puede ser declarado improcedente por no cumplirse lo alegado.

      •  No se cumplen los requisitos formales

Hay ciertos requisitos formales a la hora de materializar un despido: el trabajador debe ser notificado, debe constar la fecha de entrega, debe indicarse el motivo del despido, debe aclararse en qué fecha se desvincula al empleado de la empresa… También debe ponerse a disposición del trabajador su indemnización. Otra posible causa de nulidad será desatender a los representantes legales del trabajador o miembros del sindicato.

Las causas son muchas y dependen del tipo de despido, por lo que es importante consultar a un profesional legal en caso de ser despedido.

¿Qué hacer en caso de que me despidan?

    • Lo más importante es que, cuando la empresa te comunique el despido, firmes la comunicación incluyendo la expresión “no conforme”. De esta forma será mucho más sencillo iniciar las reclamaciones pertinentes. El despido seguirá teniendo sus efectos a pesar de esta expresión, y tú te darás por notificado, pero abrirás la puerta a reclamar. Si te niegas a firmar, hay otras vías por las que se te podrá dar por notificado: vía burofax, llamando a dos testigos que den fe…
    • Tras ello, el siguiente paso para reclamar la improcedencia del despido es presentar una papeleta de conciliación ante el órgano correspondiente, de carácter administrativo. Se iniciará así un proceso de negociación para intentar alcanzar un acuerdo sin acudir a los tribunales, y en él se intentarán rebatir los motivos dados por la empresa para despedirte, con el fin de que ésta reconozca la improcedencia del despido.
    • Si este proceso termina sin frutos y la empresa no reconoce en este acto la improcedencia del despido, tocará ir a los tribunales y presentar la demanda correspondiente.

Ponte en contacto con nuestro equipo de abogados laboralistas en Barcelona y Girona.