Separación o divorcio: conoce las diferencias

separación o divorcio

Separación o divorcio: conoce las diferencias

Cuando llega el momento de romper una pareja o ésta se enfrenta a una grave crisis, resulta clave tener claro cuáles son las diferencias entre estas dos opciones que tienen como finalidad regularizar la situación legal de un matrimonio. Se trata de reflejar la nueva situación de forma realista y de la forma más justa para ambas partes, repartiendo deberes y derechos decidiendo, en su caso, sobre qué ocurrirá con la custodia de los hijos o con los bienes de la familia. Por eso dedicamos nuestro post de hoy a ayudarte a decidir entre separación o divorcio, dos situaciones distintas que permiten cierto tipo de actuaciones a las partes.

Separación o divorcio: conoce las diferencias

Se pude decir que la separación, de un lado, supone el cese efectivo de la convivencia de ambos cónyuges reconocida legalmente. El divorcio, por otro, va un paso más allá y conlleva la disolución total del vínculo matrimonial. Ello implica que los cónyuges dejen de serlo y, por tanto, puedan contraer nuevo matrimonio, cosa que no sucede en la separación. Además, tendrían que volver a casarse para que este vínculo entre ellos se viera renovado. En los dos supuestos, ese ‘parón’ en la relación genera consecuencias patrimoniales y personales. Medidas económicas, medidas de guarda y custodia de hijos menores del matrimonio… Pero existen algunas grandes diferencias muy importantes entre un supuesto y otro.

Cuando hablamos de separación, es clave saber que en ningún caso se produce una disolución del vínculo matrimonial. Además, para hablar de separación legal es necesaria una sentencia judicial que acuerde ciertas medidas, produciendo efectos frente a terceros. Otro caso es el de la separación de hecho, en la que no se ha pasado por los tribunales para ‘legalizar’ esa nueva realidad.

Por el contrario, cuando hablamos de divorcio hablamos de la disolución del vínculo del matrimonio, por lo que sus efectos son más amplios.

Por ejemplo, un rasgo importante de la separación es que no se produce una disolución de régimen económico matrimonial, aunque sí una separación de bienes que tiene efecto desde la fecha de la sentencia. Al contrario, en el divorcio sí que se produce la disolución del régimen económico matrimonial.

En cuanto a una posible herencia, tanto la separación como en el divorcio impiden que el otro cónyuge herede si no hay testamento y, por tanto, que éste tenga derecho a la legítima.

Cómo afectan separación o divorcio a los hijos

En lo referente a los hijos, con la separación se producen medidas respecto a su cuidado, así como su guarda y custodia, régimen de visitas, comunicación y estancia, ejercicio de la patria potestad, gastos de mantenimiento, uso de la vivienda… Estas medidas se adoptan igualmente en caso de divorcio, y cuando se pasa de una situación de separación a la de divorcio pueden mantenerse intactas o bien modificarse a petición de alguna de las partes.

¿Necesitas ayuda para tramitar una separación o divorcio? Consúltanos y te ayudaremos a llevarlo a cabo de la forma más rápida y eficaz. 



Abrir chat
Hola,
¿En qué podemos ayudarle?
Optimized with PageSpeed Ninja