Nuestro artículo sobre pensión de viudedad y seguridad jurídica, publicado en Law&Trends

ariadna boada pension viudedad law trends

Nuestro artículo sobre pensión de viudedad y seguridad jurídica, publicado en Law&Trends

Seguimos compartiendo contigo nuestras colaboraciones con medios de comunicación. Esta vez se trata de un texto de Ariadna Boada para ‘Law&Trends’, en el que nuestra compañera analiza la pensión de viudedad y las modificaciones que han sufrido las condiciones para su concesión a lo largo de los años. La seguridad jurídica, asegura Ariadna, es clave para que los ciudadanos tengan la certeza de en qué casos podrán acceder a esta pensión y bajo qué condiciones.

Compartimos contigo algunos extractos del artículo:

En este artículo hablamos sobre pensión de viudedad y seguridad jurídica, partiendo de la base de que ésta se define como el derecho a percibir una prestación por parte de la Seguridad Social cuando se produce el fallecimiento de nuestra pareja. A pesar de la sencillez del concepto, no resulta tan sencillo vislumbrar si tenemos o no derecho a percibir esta pensión, ya que la ley ha cambiado en múltiples ocasiones desde que se reguló por primera vez en España. Ello ha traído de la mano cierta inseguridad jurídica. Por ello, repasamos la historia de este derecho y en qué punto nos encontramos.

A día de hoy, y después de numerosas modificaciones, el Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, deroga 28 normativas anteriores, lo cual no permite a los beneficiarios o posibles beneficiarios de la pensión de viudedad tener la seguridad y tranquilidad de que la pensión que se les ha concedido o se les puede conceder va a durar para siempre. La legislación se modifica muy habitualmente, derogándose la anterior.

La jurisprudencia determina que por seguridad jurídica ha de entenderse “la certeza sobre el ordenamiento jurídico aplicable y los intereses jurídicamente tutelados procurando la claridad y no confusión normativa”. Por ello, a mi juicio, necesitamos una normativa clara, concisa, que no induzca a error y que sea mantenida en el tiempo, sin perjuicio de pequeños matices que evidentemente irán surgiendo porque la sociedad también va avanzando, pero siempre siguiendo una misma línea y sobre todo velando por la necesaria seguridad jurídica de cara al ciudadano.

Puedes leer el resto del artículo en este enlace