Incapacidad por fibromialgia: ¿Cómo reclamar a la Seguridad Social?

Incapacidad por fibromialgia: ¿Cómo reclamar a la Seguridad Social?

Hoy comentamos un caso cada vez más frecuente en las reclamaciones de nuestros clientes a la Seguridad Social: la incapacidad por fibromialgia. Esta enfermedad, que consiste en un trastorno que causa dolores musculares y fatiga, puede considerarse incapacitante -también incapacidad absoluta-, y así lo reconocen los tribunales en diversos casos desde hace tiempo. Sin embargo, es importante ponerse en manos de un abogado especialista en trámites con la Seguridad Social para argumentar adecuadamente y lograr que tu proceso sea lo más rápido y a tu favor posible.

Consulta este enlace para conocer el procedimiento que debe seguir tu abogado para reclamar tu incapacidad por fibromialgia y, si lo deseas, pedir información a nuestros abogados para iniciar tu reclamación.

¿Qué es la fibromialgia?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) incorporó la fibromialgia a su clasificación internacional de enfermedades en 1991, clasificándola como reumatismo no articular. Según la Sociedad Española de Reumatología, la fibromialgia “consiste en una anomalía en la percepción del dolor, de manera que se perciben como dolorosos, estímulos que habitualmente no lo son.”

De forma más concreta, la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) define la fibromialgia como “una enfermedad neuro-inmuno-endocrina, que lleva aparejado un importante desarreglo bioquímico”, que causa una gran fatiga física y mental que no se alivia con descanso y que produce múltiples síntomas.

Se trata de un problema frecuente en la práctica clínica: entre el 2,1 y el 5,7% de la población general adulta en España padece esta dolencia, ocupando entre el 10 y el 20% de las consultas reumatológicas y el 5-8% de las de atención primaria “con lo que es la causa más frecuente de dolor osteomuscular generalizado y crónico”. Además, se estima que 3 de cada 4 pacientes están sin diagnosticar, por lo que la fibromialgia podría afectar realmente hasta a un 5% de la población.

Las personas que padecen de fibromialgia pueden también experimentar estos síntomas:

• Dificultad para dormir
• Rigidez por la mañana
• Dolores de cabeza
• Periodos menstruales dolorosos
• Sensación de hormigueo o adormecimiento en manos y pies
• Falta de memoria o dificultad para concentrarse (“fibroneblina”)

Incapacidad por fibromialgia: ¿Cuándo es posible?

Existe una amplia jurisprudencia que concede la incapacidad permanente total a los afectados por fibromialgia, muchas veces corrigiendo el criterio de la Seguridad Social. Sin embargo, hay que tener en cuenta que resulta difícil obtener justificación objetiva acerca de la gravedad de la enfermedad, por lo que es importante contar con informes médicos que determinen dicha gravedad y que especifiquen las limitaciones concretas que provoca la enfermedad. De lo contrario, lo más habitual es que la Equipos de Valoración de Incapacidades del INSS (Seguridad Social) no concedan la incapacidad permanente, por lo que el paciente deberá acudir a la vía judicial.

Precisamente en mayo de 2019 se ha producido un choque entre las asociaciones de pacientes de fibromialgia y la Seguridad Social. El motivo es la revisión que esta última ha realizado del Manual de ayuda para la valoración de la fibromialgia, que se ha desarrollado, aseguran las asociaciones, sin contar con los afectados. Por ello se ha exigido la retirada de la guía y se han convocado movilizaciones en todo el país.

La clave del conflicto se encuentra en la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el pasado 4 de diciembre de 2018, del «Convenio específico entre la Dirección General del Instituto Nacional de la Seguridad Social y la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia para la revisión de la primera edición del Manual de ayuda para la valoración de la fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, sensibilidad química múltiple y electrosensibilidad».

La guía recoge una definición de cada patología, forma de diagnóstico, evolución y tratamiento, así como indicaciones sobre los plazos de incapacidad, temporal y permanente, y su evaluación. Su publicación es importante porque no sólo llegará a los evaluadores e inspectores del INSS, sino que, además, será distribuida a todos los médicos de Atención Primaria del territorio nacional, con el objetivo de determinar las incapacidades laborales temporales.

Las asociaciones de pacientes, por su parte, denuncian que no se haya contado con las opiniones de las sociedades médicas de los especialistas que tratan estas enfermedades, que ya se han posicionado en contra de los criterios de la guía, y no se haya realizado una actualización de la evidencia científica. Además, consideran imprescindible la creación de baremos para grados de discapacidad e incapacidad laboral actualizados en base a las últimas evidencias científicas.

Más allá del conflicto, contar con un equipo de abogados que pueda defender tu caso apoyándose en todo tipo de evidencias médicas y científicas es clave para el éxito de tu petición a la Seguridad Social.