fbpx

El abandono familiar: ¿Qué es y qué consecuencias implica para quien lo comete?

El abandono familiar: ¿Qué es y qué consecuencias implica para quien lo comete?

El abandono familiar es un concepto que, por desgracia, está cobrando cada vez más protagonismo, aplicándose a situaciones de lo más variadas. Por ello, en este post tratamos de explicar exactamente en qué consiste este delito, cuáles son los requisitos que deben concurrir para detectar un posible abandono familiar y -lo que más intriga a la mayoría-, cuáles son las consecuencias que puede comportar su comisión para la persona que abandona a su familia y su hogar.

En primer lugar, el abandono familiar se produce cuando una persona descuida por completo las necesidades de todos o alguno de los miembros de su núcleo familiar (ascendientes, descendientes o cónyuge). En este sentido, se entiende por descuido de las necesidades de un familiar el hecho de incumplir los deberes y obligaciones que se derivan de la patria potestad, la tutela, guarda, acogimiento familiar, o sustento de sus padres o cónyuge que lo necesiten. 

¿En qué consiste el abandono familiar y cuáles son las consecuencias para quien lo comete?

Todo acto tiene unas consecuencias. En el caso del abandono familiar, éstas pueden producirse tanto en el ámbito civil como en el ámbito penal. 

  • Responsabilidad penal

El abandono familiar puede constituir un delito, que puede cometerse de cuatro maneras diferentes: 

    • Cuando uno de los cónyuges abandona al otro, el cual se encuentra en situación de necesidad;
    • Cuando los progenitores están divorciados, y uno de ellos no se hace cargo, de forma repetida, de su obligación de abonar una pensión alimenticia fijada por sentencia a los hijos en común;
    • Cuando el padre o la madre abandona el hogar familiar que sustrae sus obligaciones derivadas de sus responsabilidades como padres o tutela legal; o 
    • Cuando el padre o la madre descuida la salud, seguridad o la moral de sus hijos. 

El abandono familiar es un hecho constitutivo de delito, que se especifica y detalla en los artículos 226 y siguientes del Código Penal. Se trata de una modalidad de delitos contra la libertad y contra la seguridad. 

Los requisitos que se exigen para tratarlo como un delito castigado por nuestro Código Penal son los siguientes:

  • Dejar de cumplir con los deberes legales de asistencia a la patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar, por causas atribuibles al primero. 
  • Dejar de prestar la asistencia necesaria legalmente para el sustento de sus descendientes, ascendientes o cónyuge que lo necesitan. 

Si se cumplen algunos de estos dos requisitos, el actor será castigado con pena de prisión con pena de multa, en función de la gravedad del hecho.

  1. Dejar de contribuir económicamente durante 2 meses consecutivos o 4 meses no consecutivos, cualquier prestación económica en favor de su cónyuge o hijos que estuviere establecido por resolución judicial. 
  2. Dejar de pagar cualquier otra prestación económica establecida de forma conjunta o única en los supuestos anteriores. 

Si se cumplen algunos de estos dos requisitos, el actor será castigado con pena de prisión o pena de multa, también en función del hecho, pero la pena será más alta que en el caso anterior. Además de ello, también comportará una serie de consecuencias en el ámbito civil. 

  • Responsabilidad civil

La responsabilidad civil consistirá en:

  1. Inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar por un plazo de 4 a 10 años. 
  2. Obligación de reparación del daño que ha comportado la comisión del delito de abandono familiar, el cual comportará el pago de las cuantías que no se hayan sufragado. 

Abandono familiar: ¿Hay diferencias entre hombre y mujer?

En cuanto a si existen diferencias entre hombre y mujer en materia de abandono familiar, la respuesta es claramente negativa: cuando se produce un abandono familiar, ello es absolutamente independiente del sexo de la persona que cometa el ilícito, así como del sexo de la persona que lo sufra. Y ello comportará una serie de consecuencias tanto civiles como penales que serán invariables en función del sexo. 

Así, el abandono familiar no pretende castigar al hombre por haber descuidado a su mujer, o viceversa, y por supuesto no tiene nada que ver con posibles maltratos que se haya producido entre ellos, ya que estas actitudes constituyen otro tipo penal. 

En definitiva, el objetivo es hacer recapacitar y corregir las actitudes de una persona que descuida las necesidades de su familia, sea hombre o mujer.

Por todo ello, es imprescindible ser asesorado por un equipo de abogados en caso de encontrarse en una situación que se corresponda con lo descrito, ya sea por ser víctima de abandono familiar o por ser nosotros quienes estemos cometiendo este delito.

Por Ariadna Boada, abogada en Kernel Legal.