Los afectados de las preferentes tendrán que devolver los intereses

Los afectados de las preferentes tendrán que devolver los intereses

La ya famosa sentencia sobre cláusula suelo dictada hace pocos días por el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) ha hecho sombra a otra importantísima resolución en materia bancaria, esta vez dictada por la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo. En ella se aclara cuál es el alcance de las devoluciones en casos de nulidad de contratos de adquisición de participaciones preferentes y otros productos financieros, como es el caso de las obligaciones subordinadas. El resultado es agridulce para banca y clientes: la sentencia indica que afecta a ambas partes, por lo que la entidad financiera tendrá que restituir el importe de la inversión realizada por los clientes, más el interés devengado desde que se hicieron los pagos, y, por su parte, estos reintegrarán los rendimientos percibidos más los intereses desde la fecha de cada abono.

La sentencia estima así el recurso de casación interpuesto por NCG Banco SA Y (antes Caixanova) y anula parcialmente la sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra, que concluyó que los clientes tenían que devolver los rendimientos pero no los intereses abonados por la entidad financiera. En este caso, los demandantes habían solicitado la nulidad de los contratos de suscripción de dichos productos financieros por error vicio del consentimiento, y la restitución del total capital desembolsado. 

La sentencia de primera instancia estimó la demanda. Declaró la nulidad de los mentados contratos, y condenó a la entidad demandada, comercializadora de estos productos financieros, al reintegro del capital, con los intereses legales desde las respectivas fechas de suscripción de los productos, con deducción de las cantidades percibidas por los inversores durante los años de vigencia de los contratos en concepto de rentabilidad de los productos. No obstante, no condenó al pago de los intereses devengados por las cantidades percibidas por los clientes como rendimientos. Interpuesto recurso de apelación por la entidad bancaria, éste fue desestimado por la Audiencia Provincial.

Por su parte, el recurso de casación ante el Supremo planteaba los efectos restitutorios derivados de la nulidad contractual de la suscripción de estos productos financieros. Como respuesta, la Sala estima el recurso, y acuerda mantener los pronunciamientos de la sentencia de primera instancia, pero añade que los demandantes tienen que devolver a la entidad bancaria los títulos litigiosos, o lo percibido del FROB por su canje –si hubiera tenido lugar-, y que la restitución de las cantidades percibidas por los inversores como rendimientos incluirá el interés legal generado desde su percepción. 

La Sala recuerda que los efectos de la declaración de nulidad de adquisición de estos productos financieros alcanzan a ambas partes, comercializadora y adquirentes, lo que implica que los efectos de la nulidad deben ser la restitución por la entidad comercializadora del importe de la inversión efectuada por los adquirentes, más el interés devengado desde que se hicieron los pagos, y el reintegro por los compradores de los rendimientos percibidos más los intereses desde la fecha de cada abono. Ésta es la solución adoptada por los arts. 1295.1 y 1303 CC, al regular los efectos de la rescisión o de la declaración de la nulidad del contrato, mediante una regla que obliga a devolver la cosa con sus frutos y el precio con sus intereses y que se aplica, también, a otros supuestos de ineficacia que produzcan consecuencias restitutorias de las prestaciones realizadas, como sucede, como regla general, con la resolución de las relaciones contractuales.

Es más, para hacer efectivas las consecuencias restitutorias de la declaración de ineficacia de un contrato y para impedir, en todo caso, que queden en beneficio de uno de los contratantes las prestaciones recibidas del otro, con un evidente enriquecimiento sin causa, la jurisprudencia viene considerando innecesaria la petición expresa del acreedor, al considerar que se trata de una consecuencia directa e inmediata de la norma.

Por último, añade que las normas que se citan en la sentencia recurrida para justificar que la restitución prestacional que han de efectuar los demandantes no devengue intereses –arts. 60 y 62 del Texto Refundido de la Ley General de Consumidores, Ley 9/2012, de 14 de noviembre, de reestructuración y resolución de entidades de crédito, y en general, normas de protección de consumidores adquirentes de servicios y productos financieros- no establecen excepción alguna a la regla de reciprocidad en la restitución de las prestaciones en caso de nulidad contractual, por lo que no resultan de aplicación al caso.

¿Necesitas ayuda para reclamar frente a tu entidad por participaciones preferentes u otros productos financieros? ¡Consúltanos y te ayudaremos!



Abrir chat
Hola,
¿En qué podemos ayudarle?
Optimized with PageSpeed Ninja