¿Debe responder ante Hacienda el administrador social con cargo caducado?

¿Debe responder ante Hacienda el administrador social con cargo caducado?

Existen asuntos relacionados con Derecho Mercantil que resultan de gran interés para quienes tienen una empresa. En nuestro post de hoy dedicamos espacio a uno de ellos: ¿Cómo afecta la caducidad del nombramiento del administrador, o su renuncia al cargo, a su responsabilidad con respecto a Hacienda? ¿Se anula ésta o, por el contrario, sigue existiendo? Una reciente resolución del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC), de 2 de junio de 2016, arroja luz sobre este asunto.

El resultado es que ninguna de esas dos circunstancias (la renuncia al cargo o la caducidad de éste) liberan al administrador de las obligaciones que en su día adquirió frente a la Hacienda Pública como administrador de la sociedad. Así, e TEAC establece que aun habiéndose producido la caducidad en el nombramiento de administrador y sin renovarse los cargos, debe entenderse existente una prórroga tácita del mandato.

De este modo, el administrador únicamente quedará liberado de esta responsabilidad una vez que, convocada la junta general, se nombre al nuevo administrador o se convoque la junta para proceder a la disolución de la sociedad. De cualquier forma, si esto no fuera posible, deberá instar la disolución judicial, al ser imposible el nombramiento de otro administrador en su sustitución que haga operativo el funcionamiento de la sociedad.

La resolución del TEAC da a entender que la caducidad del cargo de administrador no es automática, ya que para aquellos casos en los que la caducidad provoca la vacante total del órgano de administración, por no existir otro administrador titular o suplente, al requisito del vencimiento del plazo se añade otro, como es la obligación de la celebración de Junta General o bien el transcurso del término para la celebración de la Junta para resolver sobre la aprobación de cuentas del año anterior y el nombramiento del nuevo administrador.

La Sala se apoya en la jurisprudencia del Tribunal Supremo -entre otras, la sentencia de 23 de octubre de 2009- y en resoluciones de la Dirección General de los Registro y del Notariado (DGRN) -como la de 15 de enero de 2002-. En ambos casos se declara que la caducidad en el nombramiento del administrador de una mercantil no se produce de forma automática por el transcurso del tiempo, sino que, hasta que sean designados otros administradores, conservan algunas facultades entre ellas la de convocar la junta general para designar esos nuevos administradores.

Ello es así por el deber de diligencia exigible a cualquier persona que ocupe ese cargo en una sociedad, ya que el administrador es un auténtico órgano social que forma parte de la estructura propia de la sociedad y no puede, sin más, producirse su cese, siendo necesario el nombramiento de otro administrador en su sustitución que haga operativo el funcionamiento y gestión de la sociedad, su representación frente a terceros y asuma la responsabilidad legal que corresponda.

La problemática de la vigencia de las facultades representativas de los administradores una vez producida la caducidad de su nombramiento, como la del denominado administrador de hecho, ha sido abordada en la doctrina de la DGRN y en la jurisprudencia.

¿Quieres saber más? Consúltanos tus dudas en Corporate.



Abrir chat
Hola,
¿En qué podemos ayudarle?
Optimized with PageSpeed Ninja