Kernel Legal opina para elEconomista sobre la derogación de la reforma laboral de 2012

Kernel Legal opina para elEconomista sobre la derogación de la reforma laboral de 2012

Volvemos a los medios de comunicación. Esta vez, nuestro socio director, Eduardo Tornero, aporta su valoración al diario económico elEconomista sobre la posibilidad de derogar la reforma laboral de 2012, cuestión sobre la que se habla estos días tras las declaraciones de algunos miembros del Gobierno. El reportaje, que cuenta con la opinión de distintos abogados especialistas en Derecho Laboral, comenta que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, podría derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral por Real Decreto-ley antes de concluir el estado de alarma, desde un punto de vista de técnica legislativa. Sin embargo, los especialistas en Derecho Laboral señalan aspectos que limitan la reforma. Por ejemplo, la necesidad de justificar la urgente necesidad en un momento como el actual, tras las medidas adoptadas durante el estado de alarma, como también la necesidad de dialogarla con los interlocutores sociales, lo que, en ambos casos, acabaría con la reforma al Tribunal Constitucional.

Dice Eduardo Tornero, socio director de Kernel Legal (Barcelona) (…), que «la urgencia del Gobierno en derogar la reforma laboral de 2012 antes de que finalicen las medidas extraordinarias solo puede empeorar las consecuencias derivadas de la crisis. Consideramos que el Gobierno debe centrarse en establecer medidas que faciliten la generación de empleo, reduciendo el coste social a las empresas para que autónomos y empresarios sigan esforzándose en generar empleo. Una medida de tal calado no puede adoptarse sin analizar las consecuencias».

En cuanto a la viabilidad legal de dicha medida, las opiniones del resto de expertos son variadas. Así, algunos resaltan que existe un riesgo de inconstitucionalidad, ya que el artículo 86 de la Constitución exige que el Real Decreto ley atienda a una situación excepcional de extraordinaria y urgente necesidad, y es dudoso que el deseo confesado y legítimo del Gobierno y sus socios de derogar de forma inmediata una reforma laboral puede justificar un Real Decreto-ley tramitado sin dialogar con los interlocutores sociales.

Desde otro punto de vista, se podría estar violando la Constitución Española en referencia a la negociación colectiva, a lo que se suma que sería la primera vez que se lleva a cabo una reforma del Estatuto de los Trabajadores sin diálogo social, con acuerdo o sin lograrlo. Otra visión es la que apunta que, en un estado social, democrático y de derecho, toda opción legislativa, por discutible que para algunos pueda ser, resulta admisible desde el punto de vista constitucional siempre que respete las reglas que la Constitución establece. Por lo tanto, el Gobierno puede modificar o derogar mediante Real Decreto-Ley la reforma laboral de 2012 sin que exista obligación legal de negociar con los empresarios y los sindicatos.

Puedes seguir leyendo el artículo en este enlace. Desde este espacio agradecemos una vez más a elEconomista y al equipo de la sección Ecoley por contar con nuestra valoración en uno de us reportajes de actualidad.