Exoneración de cuotas a la Seguridad Social en caso de ERTE por coronavirus: excepciones al requisito de mantener el empleo

exoneracion cuotas seguridad social erte coronavirus mantener empleo

Exoneración de cuotas a la Seguridad Social en caso de ERTE por coronavirus: excepciones al requisito de mantener el empleo

Son muchas las empresas que se han acogido a los llamados coloquialmente ERTE por coronavirus durante el estado de alarma. Se trata de un tipo de ERTE específico diseñado por y para esta situación excepcional, que recoge medidas muy ventajosas para el empresario y el trabajador, muchas de ellas relacionadas con el pago de impuestos, el cobro de prestaciones… Una medida concreta ha sido la exoneración del pago de cuotas a la Seguridad Social en caso de ERTE por coronavirus. Sin embargo, conviene recordar que, para que esas cuotas puedan dejar de pagarse, es necesario mantener el empleo durante al menos 6 meses desde el momento en que termine el periodo de vigencia de este tipo de ERTE. En principio, si las negociaciones que se mantienen estos días no llegan a buen puerto, éstos terminarán el próximo 30 de junio. ¿Qué hacer si la empresa tiene dificultades para mantener el empleo durante tanto tiempo? ¿Existe alguna vía para no tener que pagar estas cuotas (con intereses) en caso de no poder hacer frente al mantenimiento de la plantilla?

Exoneración del pago de cuotas a la Seguridad Social en caso de ERTE por coronavirus: excepciones al requisito de mantener el empleo

Lo cierto es que existen ciertas excepciones a esta obligación de mantener el empleo una vez finalizados los ERTE por coronavirus. Las podemos encontrar en el Real Decreto-ley 18/2020, publicado el pasado 13 de mayo en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Este texto habla sobre los ERTE por coronavirus (entre otras muchas cosas) y extiende su duración hasta el próximo 30 de junio, si bien deja la puerta abierta a una prórroga de este periodo de vigencia. Además, recoge la medida que hemos comentado anteriormente: para que la exoneración de las cuotas de la Seguridad Social se aplique, la empresa debe mantener el empleo de los trabajadores afectados por el ERTE durante al menos seis meses desde la fecha de reanudación de la actividad.

Si crees que en tu caso no es viable, ten en cuenta que existen algunas excepciones al requisito de mantener el empleo en supuestos de exoneración de cuotas a la Seguridad Social en caso de ERTE por coronavirus: 

  • La primera de ellas tiene que ver con el tipo de despido o relación laboral. Así, no se romperá con el deber de mantener el empleo en caso de despido disciplinario procedente, dimisión, muerte, jubilación o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez de la persona trabajadora. Lo mismo se aplica al caso de trabajadores fijos discontinuos, así como a la extinción de contratos temporales, siempre que se haya agotado el periodo estipulado o haya finalizado la obra o servicio objeto del contrato.
  • La segunda posibilidad es el riesgo de entrar en situación de insolvencia y estar obligado a declararse en situación de concurso de acreedores. No se romperá con el compromiso de mantenimiento del empleo cuando exista riesgo de entrar en una situación tal que obligue a la empresa a declararse en concurso de acreedores.

ERTE por coronavirus y requisito de empleo: la ventana del riesgo de insolvencia

La Ley Concursal deja claro, en relación a cuándo se presume que el empresario conoce la situación de insolvencia, que este conocimiento existe cuando un acreedor haya despachado ejecución o apremio, sin que del embargo resulten bienes libres bastantes para el pago. También cuando se produzca el sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones del deudor, o cuando existan embargos por ejecuciones pendientes que afecten de una manera general al patrimonio del deudor. Lo mismo se aplica cuando se produzca el alzamiento o la liquidación apresurada o ruinosa de sus bienes por el deudor, o en caso de incumplimiento generalizado de obligaciones de alguna de las clases siguientes:

  • Pago de obligaciones tributarias exigibles durante los tres meses anteriores a la solicitud de concurso
  • Pago de cuotas de la Seguridad Social, y demás conceptos de recaudación conjunta durante el mismo período.
  • Pago de salarios e indemnizaciones y demás retribuciones derivadas de las relaciones de trabajo correspondientes a las tres últimas mensualidades.

Así, en caso de riesgo de entrar en una situación de insolvencia, la empresa no estará rompiendo con el compromiso de mantenimiento del empleo. Por eso, si tienes dudas sobre la capacidad de tu empresa para mantener sus puestos de trabajo y te gustaría trabajar en un compromiso que sirva a ambas partes, ponemos a tu disposición a nuestro equipo de abogados: contamos con amplia experiencia en materia laboral y concursal.