Open/Close Menu Corporate & Banking
Son rentables los planes de compliance

Es una de las preguntas más frecuentes entre los empresarios que se enfrentan a la necesidad de invertir en cumplimiento normativo: ¿Son rentables los planes de compliance? Hace pocos días hemos podido conocer la opinión al respecto de una voz muy autorizada en este ámbito, precisamente por ser uno de los encargados de sentenciar en casos relacionados con compliance. Se trata del magistrado de la Audiencia Nacional Eloy Velasco. Su respuesta es clara: no sólo resultan imprescindibles para cumplir con la ley, sino que también son rentables, tanto para grandes empresas como para pymes. Recordemos que cualquier empresa, sea cual sea su tamaño, está obligada a contar con un plan de prevención ante la posible comisión de delitos por parte de la propia sociedad o de sus empleados, terceros relacionados… de cara a quedar exentas de responsabilidad penal en caso de que se produzca un ilícito en su seno.

Contacta con nosotros si necesitas asesoramiento en materia de compliance o elaborar un plan de cumplimiento normativo para tu negocio.

¿Son rentables los planes de compliance?

“Los planes de cumplimiento normativo a la larga son rentables para las empresas”. Así lo aseguró el magistrado Eloy Velasco, magistrado de la Sala de Apelación de la Audiencia Nacional, en el marco de la jornada ‘Compliance en Pymes: ¿Para qué?’, organizada por la Fundación Pons y Madrid Foro Empresarial. Su recomendación para todo tipo de empresas, incluidas las pymes, fue la de implantar un método efectivo en la prevención de delitos, cuya correcta puesta en marcha libra a las compañías de la sanción. “Por culpa de caer en un asunto penal, la empresa se puede ir al garete”, aseguró.

El magistrado reconoció durante la jornada que todavía muchas empresas lo consideran “un gasto más”, sobre todo las más pequeñas. Sin embargo, subrayó la importancia de contar con estos planes. “La mayoría de asuntos que entran en los juzgados son precisamente de pequeñas empresas”, destacó.

La importancia de un plan de compliance completo y a medida

En este marco, Velasco recomendó a los empresarios que implanten un sistema de prevención (compliance) efectivo. “Me han presentado muchos planes en los que no mapean posibles conductas porque entienden que no tienen que prever nada en ese sentido y por esa cavidad puede entrar la peste del delito”, manifestó. “Yo, si estoy enjuiciando un determinado asunto, no me fijo en que la compañía haya previsto muy bien otro tipo de delito. Me importa poco el resto. Por eso es importante mapearlo todo”, remarcó.

De este modo, el magistrado destacó que son precisamente los delitos que no tienen que ver con el comercio los que más llegan a los juzgados. “¿Quién le iba a decir al Fútbol Club Barcelona que iba a enfrentarse a un procedimiento por un delito de tráfico de órganos?”, preguntó. “Muchos no adoptan medidas porque creen que no tienen nada que ver con su negocio, y esto es un error”, añadió.

Por su parte, Pilar López-Aranguren oficial de cumplimiento senior en Goldman Sachs International Sucursal en España, admitió en la misma jornada que para las pymes sigue sin ser un asunto estratégico, básicamente por los costes. En la misma línea, Juan Antonio Suanzes, socio de Crheo y vicepresidente de la Asociación de Directivos de Relaciones Laborales (Adirelab), destacó la importancia de crear una “cultura social” en torno al compliance. “Hay que mentalizar a todos de que es una prevención necesaria para evitar males mayores”, señaló.

El caso de Deloitte y Bankia

Un sonado caso que pasó hace un tiempo por manos de la Audiencia Nacional fue el de Deloitte, en relación con su posible responsabilidad penal por la salida a bolsa de Bankia. Se trata del primer pronunciamiento judicial favorable a una empresa por contar con un plan de compliance penal, a través del auto de 11 de mayo de 2017 del Juzgado Central de Instrucción de la Audiencia Nacional, del que fue ponente el juez Fernando Andreu.

Deloitte, en calidad de auditora externa responsable de los informes favorables sobre el estado financiero de Bankia durante la polémica salida a bolsa de la entidad, pudo quedar exenta de toda responsabilidad gracias a la existencia de un completo plan de compliance penal. El auto de la Audiencia Nacional asegura al respecto lo siguiente:

“La representación procesal de DELOITTE SL ha aportado a la presente causa la documentación que acredita sobradamente que la misma cuenta con un “Manual de Compliance” que cumple con los requisitos expuestos, así como que para su gestión se cuenta con las suficientes herramientas, políticas y protocolos, que componen el llamado “Sistema de Control de Calidad” adecuado para exigir al personal de la misma el cumplimiento de las normas profesionales, estableciendo medidas de vigilancia y control idóneas para evitar la comisión de ilícitos.”

“Además, de forma muy especial en el presente caso y como ha quedado expuesto, debe tenerse en cuenta que DELOITTE SL es una Sociedad Profesional, regida por la Ley 2/2007, de 15 de marzo, de forma y manera que la actuación profesional de los Socios que la integran se rige, por mandato legal, por los principios de absoluta autonomía e independencia de criterio en el desempeño de su trabajo de auditoría, autonomía e independencia”.

Compliance en pymes

Tal y como adelantó Velasco, “la mayoría de asuntos que entran en los juzgados son precisamente de pequeñas empresas”, una afirmación que refuerza la idea de que éstas deben dar pasos hacia la introducción definitiva del compliance en su organización interna. Son muchas las empresas de pequeño y mediano tamaño que aún no cuentan con un plan de cumplimiento normativo y también son éstas las más vulnerables a los efectos de esa ausencia, al contar con una estructura más reducida que, en caso de condena, podría no soportar su peso. 

Cabe recordar que el tejido empresarial en España se compone de forma muy mayoritaria de pymes. De hecho, el 99,9% de las empresas españolas son pequeñas y medianas empresas. También que, aunque muchas empresas no sean conscientes de ello, se enfrentan en su día a día a actividades con posibles implicaciones penales: protección de datos, intimidad, corrupción, salud pública, propiedad industrial, medioambiente… Las empresas están acostumbradas a dedicar un esfuerzo a sus labores fiscales y contables, por ejemplo, sin reparar en que existen otros muchos posibles incumplimientos tanto o más gravosos para el negocio como los relacionados con Hacienda o la Seguridad Social.

Por último, más allá de la prevención de riesgos penales, es importante destacar que contar con una cultura de cumplimiento normativo beneficia a toda la estructura empresarial: contar con un código de buenas prácticas y hacerlo cumplir es un ingrediente más para la fortaleza de la empresa, su buena imagen y la mejora de la percepción interna y externa que de ella se tiene.

Pídenos asesoramiento sin compromiso.

logo-footer

SÍGUENOS EN:     

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información aquí.
ACEPTAR
Aviso de cookies