Despido: 9 consejos legales para hacer valer tus derechos

Despido: 9 consejos legales para hacer valer tus derechos

Sin duda una de las peores experiencias que puede sufrir un trabajador a lo largo de su vida laboral es la de vivir un despido. Por desgracia, se trata de un escenario bastante frecuente: la crisis ha traído de la mano un aumento exponencial de los casos de desempleo, motivado por la contracción de la economía y la menor necesidad de mano de obra ante una caída generalizada de los beneficios de las empresas. Sin embargo, aunque lo peor ya parece haber pasado, conviene tener claro qué pasos dar en caso de vernos en esta situación. Más aún después de aprobarse la reforma laboral de 2012, que trae alguna que otra novedad para los trabajadores. Por eso, hoy en Kernel Legal te resumimos 9 consejos legales que seguir en caso de despido:

1. Exige tu carta de despido y haz que la entreguen por escrito

Sea cual sea el tipo de despido que se te aplique, la empresa deberá entregarte tu carta de despido por escrito. Lo normal es que no sepas a simple vista si el documento contiene toda la información necesaria o si es correcto todo lo que dispone. Por eso, lo más recomendable es no firmar nada que implique tu conformidad con el texto y tomarte un tiempo para analizarlo tranquilamente, a ser posible contando con un abogado especializado en esta materia. Pide que se te facilite una copia de la carta de despido y comprueba que sea igual que la de la empresa (fíjate especialmente en la fecha) y firma, como mucho, como “no conforme”. De este modo siempre tendrás la puerta abierta a reclamar si decides hacerlo una vez analizado el documento.

2. Identifica a qué categoría pertenece tu despido

Existen distintos tipos de despido y cada uno de ellos genera una serie de derechos de tu lado. Por eso, lo primero es saber a qué categoría pertenece el tuyo. Básicamente podemos hablar de un despido objetivo o de un despido disciplinario: en el primer caso tendrás derecho a una indemnización de 20 días por año trabajado, y en el segundo caso a ninguna porque las causas se imputan a tu persona (tú eres el culpable de tu despido). Sea cual sea el caso, en caso de que un juez considere improcedente tu despido por no cumplirse los requisitos legales para que se produjera, tendrás derecho a un indemnización mayor, de 33 días por año trabajado. Ten en cuenta, además, que, en caso de tener una antigüedad anterior al año 2012, la indemnización -en caso de calificarse como improcedente el despido- será de 45 días por año trabajado hasta el 12 de febrero de 2012 y, posteriormente, a 33 días por año trabajado. Si un tribunal considera tu despido nulo, serás readmitido en la empresa (a no ser que no quieras porque en tu caso exista mobbing o acoso laboral, entre otros).

3. Si tu despido es objetivo, ten en cuenta el preaviso

El empresario está obligado a avisarte con 15 días de antelación como mínimo. Durante ese tiempo tienes derecho a una licencia retribuida de 6 horas semanales para buscar un nuevo empleo. El empresario también puede optar por pagar esos 15 días de preaviso o los que falten hasta completarlos.

4. Comprueba todos los conceptos del finiquito

El finiquito o documento de saldo y liquidación es un documento donde la empresa propone la entrega de las cantidades que quedan pendientes de pagar al trabajador: días de vacaciones no disfrutados, parte proporcional de pagas extraordinarias y de los beneficios que se hayan devengado, y a veces en este mismo documento se incluyen los días trabajados si se despide en mitad de un mes. También la indemnización, en caso de que corresponda. No olvides comprobar que el empresario te está pagando lo que debe.

Muchas veces los documentos de finiquito incluyen una cláusula según la cuál con la firma del documento el trabajador y la empresa se encuentran completamente saldados y no tienen nada más que reclamarse. Por eso, si firmas añade “no conforme” o “pendiente de revisar las cantidades” para poder comprobar las cuantías.

5. Comprueba si la indemnización por despido está bien calculada

En función de tu tipo de despido tendrás derecho o no a indemnización. En el caso de un despido objetivo, la indemnización será de 20 días por año, y el empresario deberá entregártela en el mismo momento en el que te haga llegar la carta de despido objetivo. Si se entrega una carta de fin de contrato temporal, dependiendo de la fecha de firma del contrato te corresponderá una indemnización u otra entre 8 y 12 días por año.

6. No simules un despido para solicitar la prestación por desempleo

Simular un despido para poder cobrar el paro tiene sus riesgos: se trata de una infracción que tiene consecuencias importantes tanto para el empresario como para el trabajador. Si se confirma el intento de fraude, dejarás de percibir la prestación y tendrás que devolver las cantidades indebidamente percibidas. Además, se te podría excluir del derecho a percibir cualquier prestación económica por desempleo y, en su caso, ayuda de fomento del empleo durante un año.

7. Si quieres impugnar tu despido, cuidado con el plazo

Si no estás de acuerdo con tu despido, cuentas con 20 días hábiles para impugnarlo, pero antes de llegar a los tribunales deberás presentar una Papeleta de Conciliación ante el servicio administrativo correspondiente a tu comunidad autónoma para intentar llegar a un acuerdo por esta vía previamente En caso de no alcanzar una solución, podrás presentar una demanda.

8. Ante la duda, busca asesoramiento

Nadie nace con un manual de Derecho Laboral bajo el brazo: es normal que te resulte complicado enfrentarte por ti mismo a los trámites de impugnación de un despido. Piensa que cualquier defecto puede dar al traste con una reclamación de tus derechos, por justa que ésta sea. Abogados privados, abogados del turno de oficio, abogados de sindicato o graduados sociales… Existen varias opciones entre las que elegir en función de tu situación.

9. Solicita la prestación o subsidio por desempleo

Si te han despedido y cuentas con cotizaciones acumuladas suficientes, podrás pedir el cobro del subsidio por desempleo. Tendrás un plazo de 15 días hábiles para pedir cita previa en el SEPE y tramitar tu solicitud.

¿Necesitas un abogado para llevar el caso de tu despido? ¡Consúltanos!