Open/Close Menu Corporate & Banking
Derecho desconexion digital trabajo abogados barcelona gerona

La nueva Ley Orgánica de Protección  de Datos -que ya se encuentra más cerca de su aprobación definitiva, adaptándose al marco legal europeo- trae de la mano una novedad muy relevante para toda empresa -o empleado- en España: por primera vez se configura el derecho a la desconexión laboral. En concreto, el proyecto de Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales aprobado por el Congreso el pasado 17 de octubre -que deberá ahora ser ratificado por el Senado antes de que finalice el año- implica que las empresas tendrán que adoptar medidas para su correcta implantación, aunque con un margen de discrecionalidad muy grande y sin previsión  de sanciones.

El punto de partida lo encontramos en los excesos que provocan las nuevas tecnologías: si bien las nuevas herramientas digitales nos permiten ser más eficaces y trabajar desde cualquier lugar y a cualquier hora, esta facilidad se traduce a veces en una “obligación” -ya sea implícita o explícita- de permanecer permanentemente alerta, incluso fuera de la jornada de trabajo. Con esta norma se pretende garantizar los derechos de los trabajadores en este ámbito y poner coto a fórmulas laborales que se traducen en abusos y un aumento del estrés en los empleados.

Este nuevo derecho no es una novedad en países como Francia, donde ya existe desde enero de 2017. Empresas como Orange o Michelin, por otro lado, ya lo aplican por su cuenta desde hace tiempo, a través de sus convenios colectivos.

¿Qué dice la normativa española sobre el derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral?

En el caso de España, encontramos el siguiente texto legal:

Artículo 88. Derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral.

1. Los trabajadores y los empleados públicos tendrán derecho a la desconexión digital a fin de garantizar, fuera del tiempo de trabajo legal o convencionalmente establecido, el respeto de su tiempo de descanso, permisos y vacaciones, así como de su intimidad personal y familiar.

2. Las modalidades de ejercicio de este derecho atenderán a la naturaleza y objeto de la relación laboral, potenciarán el derecho a la conciliación de la actividad laboral y la vida personal y familiar y se sujetarán a lo establecido en la negociación colectiva o, en su defecto, a lo acordado entre la empresa y los representantes de los trabajadores.

3. El empleador, previa audiencia de los representantes de los trabajadores, elaborará una política interna dirigida a trabajadores, incluidos los que ocupen puestos directivos, en la que definirán las modalidades de ejercicio del derecho a la desconexión y las acciones de formación y de sensibilización del personal sobre un uso razonable de las herramientas tecnológicas que evite el riesgo de fatiga informática. En particular, se preservará el derecho a la desconexión digital en los supuestos de realización total o parcial del trabajo a distancia así como en el domicilio del empleado vinculado al uso con fines laborales de herramientas tecnológicas.

¿Cómo debe garantizar el empresario el derecho a la desconexión digital?

En el caso de España, la norma es similar a la francesa en el sentido de que no se regula una forma específica de garantizar el cumplimiento de este derecho, permitiendo un grado importante de flexibilidad a las empresas. Sí se especifica que las empresas deberán emprender acciones de formación y de sensibilización del personal sobre el uso razonable de las herramientas tecnológicas. En particular, se preservará el derecho a la desconexión digital en los supuestos del teletrabajo, cada vez más implantado en las empresas.

Por otro lado, resulta destacable el hecho de que la norma no contempla sanciones en caso de incumplimiento, pero sí parece reforzar el derecho del empleado a exigir que el tiempo dedicado a atender a sus dispositivos laborales pueda ser contabilizado como hora extra, o bien negociarse un plus de disponibilidad. En cualquier caso, garantiza el derecho del trabajador a no permanecer pendiente de su trabajo más allá de su jornada laboral.

Privacidad en el trabajo: videovigilancia y grabación de sonidos

Otro punto clave lo encontramos en el capítulo de privacidad en el trabajo. En concreto, el artículo 89 regula el derecho a la intimidad frente al uso de dispositivo de videovigilancia y de grabación de sonidos en el lugar de trabajo. Además, el artículo 90 trata específicamente acerca del derecho a la intimidad ante la utilización de sistemas de geolocalización en el ámbito laboral.

El texto es el siguiente:

Artículo 89. Derecho a la intimidad frente al uso de dispositivos de videovigilancia y de grabación de sonidos en el lugar de trabajo.

1. Los empleadores podrán tratar las imágenes obtenidas a través de sistemas de cámaras o videocámaras para el ejercicio de las funciones de control de los trabajadores o los empleados públicos previstas, respectivamente, en el artículo 20.3 del Estatuto de los Trabajadores y en la legislación de función pública, siempre que estas funciones se ejerzan dentro de su marco legal y con los límites inherentes al mismo. Los empleadores habrán de informar con carácter previo, y de forma expresa, clara y concisa, a los trabajadores o los empleados públicos y, en su caso, a sus representantes, acerca de esta medida.

En el supuesto de que se haya captado la comisión flagrante de un acto ilícito por los trabajadores o los empleados públicos se entenderá cumplido el deber de informar cuando existiese al menos el dispositivo al que se refiere el artículo 22.4 de esta ley orgánica.

2. En ningún caso se admitirá la instalación de sistemas de grabación de sonidos ni de videovigilancia en lugares destinados al descanso o esparcimiento de los trabajadores o los empleados públicos, tales como vestuarios, aseos, comedores y análogos.

3. La utilización de sistemas similares a los referidos en los apartados anteriores para la grabación de sonidos en el lugar de trabajo se admitirá únicamente cuando resulten relevantes los riesgos para la seguridad de las instalaciones, bienes y personas derivados de la actividad que se desarrolle en el centro de trabajo y siempre respetando el principio de proporcionalidad, el de intervención mínima y las garantías previstas en los apartados anteriores. La supresión de los sonidos conservados por estos sistemas de grabación se realizará atendiendo a lo dispuesto en el apartado 3 del artículo 22 de esta ley.

Artículo 90. Derecho a la intimidad ante la utilización de sistemas de geolocalización en el ámbito laboral.

1. Los empleadores podrán tratar los datos obtenidos a través de sistemas de geolocalización para el ejercicio de las funciones de control de los trabajadores o los empleados públicos previstas, respectivamente, en el artículo 20.3 del Estatuto de los Trabajadores y en la legislación de función pública, siempre que estas funciones se ejerzan dentro de su marco legal y con los límites inherentes al mismo.

2. Con carácter previo, los empleadores habrán de informar de forma expresa, clara e inequívoca a los trabajadores o los empleados públicos y, en su caso, a sus representantes, acerca de la existencia y características de estos dispositivos. Igualmente deberán informarles acerca del posible ejercicio de los derechos de acceso, rectificación, limitación del tratamiento y supresión.

Si necesitas ayuda en cualquier aspecto relacionado con Derecho Laboral, contacta con nuestros abogados en Barcelona y Gerona.

logo-footer

SÍGUENOS EN:     

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información aquí.
ACEPTAR
Aviso de cookies